El dolor neuropático se debe a una lesión o disfunción de las terminaciones nerviosas que codifican el dolor. Es un tipo de dolor punzante o quemante, y a menudo va acompañado de sensaciones anormales de hormigueo, adormecimiento, acolchamiento, etc. También es posible que estímulos que normalmente no son dolorosos, como un roce, disparen sensaciones de dolor agudas.

Se calcula que hasta 1 de cada 10 personas en todo el mundo padecen algún tipo de dolor neuropático. Las causas son muy diversas, y normalmente se requiere un tratamiento complejo.

Hay varios tipos de dolor neuropático:

Síndrome Doloroso Regional Complejo
(SDRC)

Se produce tras una lesión o inmovilización, y suele ir asociado a una pérdida de movilidad.

Dolor del miembro fantasma
Aparece tras una amputación. En 8 de cada 10 pacientes desaparece solo en el transcurso de un año

Neuralgia postherpética
Se trata de las secuelas del herpes zóster, una infección vírica que afecta a las terminaciones nerviosas

Neuralgia del trigémino
Se trata de un dolor punzante e intenso de corta duración que aparece de forma abrupta en la zona maxilar o mandibular (nervio trigémino). Se desconoce la razón exacta por la que ocurre

Neuropatía diabética dolorosa
Se debe a las lesiones en las terminaciones nerviosas producidas por la diabetes. Puede aparecer en distintos momentos del desarrollo de la diabetes, aunque la presentación más común (neuropatía de fibras de pequeño diámetro) aparece a raíz de una historia de diabetes mal controlada. Las sensaciones más comunes son de frío, calor, quemazón o dolor en las extremidades.

    Fuente:

  • Curso básico sobre dolor. Tema 6: Dolor neuropático y oncológico. Leire Andraka y Leyre Gaztelurrutia. Farmacia Profesional. 2015. Vol. 29, Núm. 6
Otros tipos de dolores:
Dolor de espalda
Ver contenido
Dolor muscular
Ver contenido
Dolor articular
Ver contenido