Las articulaciones pueden doler tras un traumatismo o sobrecarga (tendinitis, bursitis, fracturas, etc.).

Sin embargo, el dolor crónico articular es frecuente, y puede tener diversas causas:

Enfermedades autoinmunes
Va acompañado de problemas o dolor vesical o intestinal

Infecciones
Osteomielitis, artritis séptica

Trastornos metabólicos Gota o condrocalcinosis

Enfermedades degenerativas
Artrosis

Son enfermedades muy frecuentes, y el tratamiento del dolor que provocan puede ser complejo, ya que es difícil obtener un alivio total. En todo caso, las medidas terapéuticas deben incluir tanto los fármacos antiinflamatorios y analgésicos como el control del peso corporal, la mejora de la dieta y el abandono de hábitos nocivos, como el alcohol y el tabaco, que pueden empeorar el curso de la enfermedad.

Fuente:

  • Curso básico sobre dolor. Tema 4: Dolor muscular y articular. Abordaje farmacéutico. Eva Ramos, Cristina Blas y Sofía López. Farmacia Profesional. 2015. Vol. 29, Núm.4.
Otros tipos de dolores:
Dolor de espalda
Ver contenido
Dolor muscular
Ver contenido
Dolor neuropático
Ver contenido